Martes, 09 de agosto de 2016

Una colega estudiante y profesora de la UAM, cuando le dije que estaba usando Linux con Ubuntu me dijo muy seria que me cambiara de distribución que Ubuntu era "el hijo bastardo de Windows".

Como es buena amiga no le tomé importancia y solo reí, a ella y a mis alumnos les había hecho el comentario que un día de estos entraría a Fedora.

Mi "arma" como le digo a la computadora que compré cuando empece en las lides de la docencia es una Acer Aspire 5018TZ con procesador Pentium Core Duo a 1.3 Ghz con 3 GB en RAM, que cuando la compré era muchísima memoria y mucha máquina también.

Cuando Windows empezó a torturar a mi "arma" y aprovechando que estaba impartiendo la materia de sistemas operativos, le instalé Ubuntu y había sido feliz por varios años resolviendo mis necesidades de cómputo de forma muy aceptable, usando herramientas tan poderosas como Java y Oracle.

Sin embargo Windows es como el dólar, muy difícil de prescindir de él, entonces lo virtualice. Un buen amigo profesor e ingeniero Eduardo Velázquez me consiguió un Windows 7 Lite para sustituir mi máquina virtual de Windows XP usando Virtual Box, con buenos resultados.

Al querer entrar al mundo MVC instalé en esa máquina virtual un Visual Studio .NET para hacer un tutorial sobre una tienda de discos, y la maravilla de Linux, aguantó la instalación en su versión 2010 y empecé a hacer la aplicación quizás un poco lento en el performance pero no se moría en el intento.

Recordé que "mi arma" era capaz de albergar en sus entrañas primero creí que 4GB, pero leyendo más allá, hasta 8GB. Para ello solicite a mi hermanox Arturo Campos que me apoyara pues he decirles que para cuestiones de hardware no soy nada ducho.

Gracias a Arturo que se sincero y me dijo palabras más palabras menos "no le he entrado a Linux, aceptó sin problemas el banco de 2GB, pero el de 4GB, lo detecta el equipo pero no entra al sistema operativo, haber si tu le mueves algo al SO y logras que te reconozca los 6GB.

Entre un curso sobre Mongo Db, calificaciones finales, un proyecto que entregar en el trabajo, pues no había tenido tiempo de hacer lo que me había encomendado Arturín.

La primera prueba de fuego fue abrir mi equipo para quitar el banco de 2 GB y poner el de 4GB, con mucho cuidado; me dí cuenta que lo que había mencionado Arturo era sencillo, pareciera que las máquinas son como mecanos que se arman y desarman con facilidad. Comprobé que efectivamente el arranque del equipo reconocía el banco de 4GB que sumando a los 2 de la otra ranura suman 5 y fracción, sin embargo al querer entrar al sistema operativo se quedaba suspendido, hice test de memoria y preparé algunas distribuciones de Linux a 64 bits, que en principio creíamos que era por eso, que mi Ubuntu era de 32 bits y por eso no reconocía la memoria más allá de los 4GB.

Me puse manos a la obra para respaldar mis archivos pues iba a instalar Fedora a 64 bits con mi máquina con ahora 6GB de memoria RAM. Sin embargo mis intentos fueron en vano lo intente con Fedora, Linux Mint, Mageia y no se cuantas otras más sin éxito, el equipo mandaba instrucciones en texto y se quedaba en un ciclo infinito.

Según Arturo eso solo debía pasar en Linux ya que el aseguraba que Windows 7 a 64 debería funcionar en el equipo sin problemas.

Mi necedad es mucha y me negaba a volver a Windows aunque fuera en 64bits. Así buscando en la web, me encontré el siguiente link...

http://forum.notebookreview.com/threads/5810tz-win-7-64-bit-memory-upgrade.474211/

Esto me dio una pista para tratar de solucionar el problema, además entre la memoria de 2GB y la 4GB la diferencia en pesos es de menos de 100, entonces valía la pena intentarlo, Arturin con sus reservas y contandome que tenía sus riegos y el Ing. Eduardo Velazquez que me animó y me dijo adelante no hay problema.

Baje de la página de Acer el último firmware del equipo que es la versión 2.35, verifique en el setup del equipo y estaba el 1.x, entonces si estaba desactualizado. Entonces como tengo Linux había que hacerlo "flasheando" como dicen varios posts, es decir una usb mediante el software Rufus con FreeDos y ahí guarde el contenido del firmware.

Alguno de los posts dicen que quites el disco duro, y pues por si las dudas volví a realizar trabajo quirúrgico, fui a la carpeta donde tenía el firmware en mi caso corrí el archivo .BAT y empezó a lanzar mensajes que según Eduardo estaba escribiendo en los circuitos integrados este proceso no duro mucho y ¡Shazam!, funcionó, ahora mi arma inicia con unos aros olímpicos que aunque en estos tiempos es Río 2016, cuando salió el firmware se refería a los de Pekín 2008.

Procedí entonces a instalar Fedora en su versión 24, una de las cosas que me detuvo fue al crear la partición, seguía detectando a Ubuntu, y no podía avanzar, lo que tuve que hacer es eliminar la partición y así me dejó instalar.

No es una gran complejidad son instaladores como los de Windows de siguiente - siguiente. Aquí muestro el menu de inicio aunque ya cambié el wallpaper.

Para entrar a las aplicaciones se usa la opción Actividades...

Al entrar a la opción Actividades se muestran algunas de las aplicaciones instaladas y al final un icono que nos lleva a las aplicaciones que tiene el equipo. Aquí las aplicaciones en tipo "mosaico" tan de moda y característicos en smartphones y tabletas.

Otra cosa que pudiera compartir en lo poco que llevo de esta distro es que no tuve problemas por ejemplo para que detectara mi celular como modem inalámbrico, pero mi WiFi no era en automático, tuve que dar parámetros de configuración para poder usar el WiFi de mi casa.

No es fácil, voy por objetivos, primero fue: Virtualbox, después VLC y hace poco Google Chrome, los 2 últimos muy fáciles de instalar, lo pondré en siguientes posts, por lo pronto para mi es excitante usar una nueva distribución y que "mi arma", al igual que yo hemos tomado un segundo - tercero quizás para mi - aire.

Seguimos escribiendo.

Profesor Enrique Nash.


Comentarios